viernes, 24 de junio de 2011

Vigo escultural

Salimos de O Castro dirección a la plaza de España, cruce de caminos donde destaca la fuente de Os Cabalos, escultura de Juan José Oliveira, representada por cinco caballos ascendiendo por una cascada en espiral.


Es un homenaje a los caballos salvajes que poblaban el monte do Castro. Todavía hoy pacen caballos bravos en los montes de Vigo; cada año se marcan en los curros de Mougás y Torroña. Un curro es un círculo rodeado de un muro de piedra, con un camino en V invertida, hacia donde se empujan las manadas de caballos.


Descendemos por la Gran vía, una amplia avenida de gran pendiente, con una rambla central. Al final, casi en la confluencia con la calle Urzáiz, encontramos el monumento al trabajo (los rederos), de Ramón Conde. Es un homenaje a los trabajadores del mar, artífices del desarrollo de Vigo.



Tomamos la Rúa Urzáiz dirección a la porta del Sol, atravesando la rúa do Príncipe, peatonal y homenaje a los comercios que, gracias a la globalización, encontramos en todas las ciudades.


En la confluencia de Urzáiz con Principe, una farola, escultura de Jenaro de la Fuente, preside la plaza. Cuenta con numerosos brazos de luz colgante. En esos días era lugar de encuentro de los jóvenes desencantados.






En la porta do sol, sobre dos negras columnas de granito, la figura de un personaje fantástico, híbrido entre pez y hombre, busca el mar con la mirada. Se trata del Sireno, de Francisco Leiro, una escultura que no gusta a todos, pero que se ha convertido en un símbolo de la ciudad.



Después de este paseo hemos llegado a la zona antigua de Vigo, y nos hemos ganado una caña que tomaremos en el salón de la ciudad. Pero esto forma ya parte de otra entrada.

6 comentarios:

Anama dijo...

Qué buen reportaje! El recorrido de este post era obligado *.*
Efectivamente, El Sireno siempre ha sido una obra muy polémica y muy criticada. Mi preferida, como la de muchos vigueses... los caballos de la Plaza de España. Qué curiosidad por la entrada del Casco Vello, ¿habrás comido ostras en A Pedra? :D
Besos!

Cris dijo...

Merecida la cerveza.
Me gusta esa figura mitad hombre, mitad pez acercándose a las nubes primero y mirador para la paloma segundo.
Un abrazo
Cristina

Joan González dijo...

HOLA

SALUD Y BUENOS PASEOS...

JOAN

Despistado dijo...

Irse de Vigo sin probar sus afamadas ostras era un pecado anama, de modo que las tomé, acompañadas de un buen albariño. Y alguna cosilla más, jeje.
Besos

Despistado dijo...

Es una figura muy curiosa cris, a pesar de la altura, es omnipresente en la plaza.
Un abrazo

Despistado dijo...

Gracias joan, paseamos lo que podemos
Gracias por la visita